lunes, 10 de octubre de 2016

> Visita a Bodegas Heras Cordón (Fuenmayor) DOc. Rioja





Como decía la letra de aquel bolero, hay que ver cómo han pasado los años, concretamente casi tres, desde que escribimos aquella entrada que titulamos "Un vino divino" y que durante muchos meses fue record de visitas en el blog.


The Blue Boys...

... and The White Girls


Denota cierta melancolía el inicio de este artículo, pero si algo hay real es el hecho de que la vida da muchas vueltas, y en uno de esos cambios de dirección nos llevó a establecer relaciones con la actual Junta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza. A decir verdad el circulo se ha ido ampliando tras la constitución de la Unión de Colegios Sanitarios de Zaragoza (UCOSAZ), novedoso foro de debate interprofesional surgido de los deseos de las profesiones sanitarias para defender el concepto One Health, de manera que médicos, farmacéuticos, odontólogos, enfermeros y veterinarios trabajemos en una misma línea de actuación. En el marco de esta asociación de colegios profesionales se organizó una jornada lúdica, más gastronómica que enológica, visitando las instalaciones de Bodegas Heras Cordón en Fuenmayor (La Rioja). 


Vinos Heras Cordón. Fuente: Facebook de la bodega

La familia Heras Cordón elabora vino desde el siglo XIX, inicialmente en la localidad alavesa de Lapuebla de Labarca, hasta que en los años 90 adquirió su viñedo en el municipio de Fuenmayor, en el centro del cual se inició la construcción de la actual bodega hacia 1995, dándose las obras por concluidas, al menos hasta el momento, en el año 2001. Desde siempre han apostado por la elaboración de vinos tintos con crianza al estilo riojano más tradicional, ensamblajes dominados por la Tempranillo con ese justo aporte de Graciano y Mazuelo, y posterior crianza en barricas bordelesas de roble americano y francés. Riojas clásicos de toda la vida. Elaboran un crianza que denominan Vendimia Seleccionada, un Reserva y recientemente han lanzado una serie limitada de un reserva especial denominado Expresión. Con una producción media anual de unas 750.000 botellas, Heras Cordón puede ser considerada como una bodega "pequeña" dentro de la DOc. Rioja.


Sala de elaboración

Barricas


Vista de la zona noble desde la sala de barricas


Iniciamos la visita en el exterior de las instalaciones, justo delante de la elegante puerta recuperada de un convento segoviano en ruinas y que, una vez restaurada, sirve como bienvenida a todo aquel visitante que se acerque a la bodega. Tras unas breves pinceladas relativas a la elaboración de sus vinos, fuimos conducidos hasta la "zona noble" de la bodega. Contiguos a la sala de barricas y con vistas a la misma, se ubican un salón social y un amplio comedor decorado en estilo castellano, ambos de uso exclusivo para clientes y amigos de la bodega, particularmente destinado a aquellos que pertenecen al "Club Privado del Botellero". A este selecto grupo de elegidos  (integrado por empresas, sociedades gastronómicas, clubes de fútbol e incluso cargos políticos) se accede a través de la adquisición de un determinado número de botellas, suficiente para llenar uno de los 154 nichos que conforman el pasillo que sirve de hall a la zona noble. Los socios poseen además algunos otros privilegios, como pueden ser el envío sin coste del vino a la dirección que elijan o el etiquetado personalizado del mismo.


Nichos del Club del Botellero

Aperitivo preparado 

Selfie en el botellero


Toda la zona del botellero privado está impecablemente decorada: pavimento empedrado, techos de madera, mesas de cristal, luces indirectas y barricas, completando el cuadro las rejas de hierro que cierran cada uno de los nichos. Y en ese marco tan elegante como bonito se nos ofreció un aperitivo, soberbio y abundante, en el que no faltaron embutidos autóctonos ni botellas del crianza de la bodega, ese Vendimia Seleccionada que nunca defrauda, con su capa media-alta y su lágrima ligeramente pigmentada, su notable carga frutal roja y negra muy madura, su fondo de vainilla y tostados, pero sobre todo ese detalle absolutamente diferenciador de este vino, en nuestra opinión toda una seña de su identidad, un recuerdo a corteza de naranja y caramelo que ensambla perfectamente el conjunto. Un vino redondo e impecable.


Secretarios de los Colegios de Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios

Aperitivo

Comida


Al nada breve aperitivo le siguió la comida, exponente identitario de la gastronomía típica riojana y que tuvo durante los entrantes y el primer plato el hilo conductor del Vendimia Seleccionada. Productos propios de la rica huerta de la región, con especial protagonismo de las piparras entre alguno de los presentes, dieron paso a unas patatas a la riojana "de las de toda la vida", para continuar con un pecaminosamente tierno cochinillo asado, armonizado con el Heras Cordón Reserva, idéntico coupage que en su hermano pequeño pero con un año más de crianza repartido entre barrica y botella. El resultado en la copa es igualmente satisfactorio, aunque con más matices, más terciarios procedentes de la permanencia en barrica: tabaco, toffe, especias, carbón, etc. La fruta sigue presente pero más madura, casi desecada y concentrada. En boca es sedoso y agradable, con los taninos más domados, ligeramente licoroso, con postgusto aún más largo que su predecesor. Un espectáculo...


Heras Cordón Vendimia Seleccionada

En resumen, una maravillosa jornada entre compañeros de distintas profesiones sanitarias, todos hablando el mismo lenguaje y compartiendo puntos de vista comunes, porque para preservar la Salud (con mayúscula) cada profesión tiene sus parcelas, pero el objetivo debe ser siempre compartido. El esfuerzo es grande, pero el fin lo es aún más...




NOTA:
Queremos agradecer a UCOSAZ su invitación a participar en esta visita. Probablemente no será esta la última vez que nuestros caminos se crucen...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada