martes, 10 de diciembre de 2013

> Comparativa Cune Crianza 2010 vs. Cune Selección Sumiller 2010




La Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE) fue fundada hace 135 años por los hermanos Raimundo y Eusebio Real de Asúa, quienes originarios de Bilbao decidieron trasladarse por problemas de salud hasta la riojana población de Haro. Allí iniciaron la producción de vino y allí sigue esta bodega emblemática en la actualidad. Una curiosidad: su nombre puede verse escrito en muchos sitios con "U", aunque originalmente fue una "V", debido a una errata de imprenta que se produjo en las etiquetas al inicio de sus tiempos. Tal vez para cuando se quiso subsanar el error ya era demasiado tarde, o tal vez a alguien le hizo gracia el cambio, lo ignoramos, pero a día de hoy supone la seña de identidad más original de la bodega, así como parte indispensable de su imagen corporativa.

En realidad CVNE está integrada por tres bodegas: CVNE en Haro, Viña Real en Laguardia y Contino en Laserna.

Recepción de Bodegas CVNE (Haro)


La bodega original se alza en Haro, en el conocido Barrio de la Estación, donde CVNE ha levantado su "Aldea del vino", conformada por 22 edificios diferentes, la mayoría de ellos en rededor de un delicioso patio central. Las paredes de adobe, el adoquinado, los árboles y setos, la madera de chopo, todo tiene un encanto especial. En la llamada "Nave Fundacional" se ubican la tienda, el área de exposición y las salas de catas, en cuyas paredes se pueden ver enmarcadas cartas de solicitud de pedidos con el sello de la Casa Real Española. La "Nave Eiffel" erigida en 1909 supuso una revolución arquitectónica en aquel tiempo y de ella ya hablamos en una entrada anterior. La "Nave Real de Asúa" bautizada así en honor de los fundadores, sirve para la elaboración artesanal del vino Imperial y como curiosidad añadiremos que el Imperial Gran Reserva fue el tinto elegido para ser servido en la boda de los Príncipes de Asturias, tras la realización por parte del Consejo Regulador de Rioja de una cata ciega de 85 vinos calificados como Gran Reserva de las mejores añadas. Sin duda, todo un honor para CVNE.

Aldea del Vino. Bodegas CVNE (Haro)


Los calados de CVNE nos llevan a su cementerio, reino del Penicillium y de las telarañas, genuino hábitat donde los vinos más ancestrales, algunos auténticas joyas, envejecen. Nadie diría al ver las enmohecidas botellas que su contenido pudiera ser tan codiciado, en un paralelismo que nos recuerda a la Alhambra de Granada, cuyo aspecto exterior para nada invita a pensar en las maravillosas riquezas que atesora su interior. En 1979, primer centenario de la bodega, se arrojó al río Ebro la llave de la reja que da acceso a los vinos más valiosos. La leyenda cuenta que sólo se abrirá en 2079, exactamente cien años después, y exclusivamente si hacen acto de presencia los espíritus de los asistentes a la recepción de 1979. Parece improbable que la profecía se cumpla.

En el interior de los calados de CVNE en Haro


La siguiente de las bodegas es Viña Real en el término municipal de Laguardia. En ella se elaboran vinos desde 1920 y su privilegiada ubicación en lo alto del Cerro de la Mesa, así como su característica forma de barrica, le han supuesto más de un premio, arquitectónicamente hablando. En su construcción se realizaron dos calados gigantescos y su excavación pudo ser posible merced al empleo de las tuneladoras utilizadas en el Metro de Bilbao. La implantación de la más moderna tecnología y la ergonomía en el diseño de sus instalaciones hacen de Viña Real una de las bodegas más avanzadas y modernas de La Rioja.

La tercera y última de las bodegas de CVNE es Viñedos de Contino en Laserna. Con una extensión de 62 hectáreas, su ubicación en la Finca San Rafael es absolutamente privilegiada y sigue el diseño del típico chateau bordelés, una casa solariega rodeada de viñedos donde se elaboran vinos muy exclusivos. Los eventos que se realizan van un poco más allá de la mera visita a la bodega y cata posterior. Catas gourmet, talleres de iniciación a la cata, talleres olfativos, sesiones de belleza... son algunas de las actividades que se ofrecen.


CVNE Crianza 2010 Selección del Sumiller


Hermanos enfrentados

En nuestro afán diario de localizar vinos originales a la vez que accesibles, dimos hace unas semanas con una propuesta verdaderamente novedosa. Se trata de un vino destinado exclusivamente al canal profesional, sobre todo restaurantes, el cual se comercializa únicamente a través de una empresa mayorista que ha llevado a cabo un proyecto ambicioso. Consiste en el diseño en estrecha colaboración con varias bodegas de distintas denominaciones de origen españolas, de una serie de vinos llamados "Selección del Sumiller". La idea es sacar dos colecciones al año, en junio y en noviembre, con precios muy competitivos, de manera que los profesionales de hostelería puedan ofertar vinos de calidad a aquellos clientes que deseen ser aconsejados o bien a aquellos que prefieran salirse de los vinos digamos "habituales".

Cada vino conserva el nombre original otorgado por la bodega, de modo que se sabe perfectamente quién lo ha elaborado, pero se asemeja más a un vino de autor, pues las variedades de uva utilizadas y los porcentajes de las mismas, dan como resultado unos coupages verdaderamente notables. Se dejan notar la labor de cada enólogo y, por supuesto, la de los dos sumilleres del grupo de cata de la empresa responsable del proyecto: D. Custodio López Zamarra (sumiller del restaurante Zalacaín de Madrid) y Dña. Andrea Alonso (sumiller Premio Nariz de Oro 2010).

Adquirimos unas botellas de Cune Crianza 2010 Selección del Sumiller y nos propusimos hacer una cata comparativa con su hermano el conocido Cune Crianza 2010.

Detalle de la etiqueta 

Exteriormente tienen en común la botella bordelesa y el predominio del color blanco en la etiqueta. En el Selección del Sumiller ha desaparecido el nombre CVNE en gran tamaño que ostenta la etiqueta del Crianza, siendo sustituido por el escudo de la bodega. El color de la cápsula es también diferente: el rojo típico empleado en el Crianza pasa a ser un curioso plateado, casi oro rosa en el Selección, color muy similar al utilizado en el Reserva.

Vayamos a la cata. Visualmente son ambos muy similares: color picota intenso de capa media (quizás algo menos en el Crianza) con ribete granate, limpios y brillantes, lágrima escasa levemente pigmentada en ambos. En nariz es evidente el predominio de frutas rojas sobre maderas nuevas, mucho más rico en fruta el Crianza, incluso a copa parada. Una vez movidos en la copa, se igualan mucho las sensaciones olfativas: algún tostado, vainilla y canela. 

En fase gustativa se detectan más diferencias. El Crianza es más redondo aunque menos comunicativo, se deja beber mejor pero aporta menos abanico de sabores. El Selección resulta algo más tánico, con un puntito de astringencia (tal vez fruto del coupage, desconocido por nosotros, pues la etiqueta nada indica al respecto) que para nada interfiere con el resultado final, más bien al contrario, lo refuerza. Postgusto medio y agradable.

La clave puede residir en el maridaje. Al Crianza le puede ir bien casi cualquier plato, un poco en el sentido en que hablamos de otros crianzas en una entrada anterior, aunque guisos muy condimentados pueden sobrepasarle. Para esos casos, o para aquellos clientes que busquen un vino más versátil y con más expresividad, el Selección puede ser perfecto, sin olvidar que estamos ante un vino con un envejecimiento breve.

CVNE Crianza 2010 en estuche de regalo. Ideas para Navidad.






5 comentarios:

  1. Yo es que lo de maridar,...el vino me gusta tomarlo en contadas ocasiones, pero esas ocasiones me gusta que sean en compañía, con conversación, y a ser posible sin comida de por medio,...A mi la comida me exagera el sabor del vino ( oye, para gustos los colores,...y los vinos,...).

    ResponderEliminar
  2. En efecto. Los expertos tomáis el vino sin enmascaramientos culinarios. Los simples aficionados lo tomamos habitualmente en el transcurso de una comida.
    Ahora en serio. Tienes razón en que la comida "exagera" como dices el sabor del vino. ¿O quizás lo potencia y extrae todas sus facetas? Ya he dicho en alguna ocasión que la copa que más disfruto es la que tomo justo antes del postre. Por algo será...

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta más el CVNE Crianza, aunque creo que me apetece beber más el "Selección del Sumiller". Tiene efectivamente más matices. Más componentes que apreciar. Y otra cosa que agrada, es no esperar nada a ese precio, y conseguir un disfrute importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. A grandes rasgos estoy bastante de acuerdo.
      En el tema del precio, con honestidad, intento abstraerme del coste de cada vino, pero es inevitable pensar en lo que obtenemos por esta o aquella inversión.
      Por diferentes motivos he conseguido ambos vinos prácticamente al mismo precio, así que en esta ocasión, las sensaciones al degustarlos son las que priman, no el bolsillo.

      Eliminar
    2. También querría rendir un homenaje a D. Custodio López Zamarra, gran sumiller que se acaba de retirar hoy mismo, autor entro otros sumilleres y enólogos de las "Selecciones del Sumiller" comentadas.

      http://elmundovino.elmundo.es/elmundovino/noticia.html?vi_seccion=8&vs_fecha=201401&vs_noticia=1388568440

      Eliminar